Resultado de imagen para conflictos familiares pdf

“LAS FAMILIAS Y LAS DISCUSIONES FRENTE A LOS HIJOS”

Hoy en día las familias, cuentan con un tiempo corto para conversar o utilizan otras herramientas para poder comunicarse como el celular. Estamos perdiendo la importancia de expresarnos, compartiendo momentos gratos…pero ahora, solo expresamos incomodidad, enojo, cólera, rabia cuando nuestro(a) hijo(a) no nos escucha, hace lo que desee o simplemente no hace “nada”. Visualizamos solo el error y dejamos de resaltar algún detalle “por más pequeño que sea”, ayudará a mejorar la comunicación y evitar las discusiones cotidianas.

Las relaciones familiares durante la adolescencia se han convertido en uno de los temas de mayor interés, probablemente porque uno de los mitos asociados a la imagen negativa sobre esta etapa se refiere al deterioro del clima familiar a partir de la llegada de la pubertad.

Esta visión negativa ha estado presente al menos a lo largo de los últimos dos siglos. No obstante, nosotros siempre hemos considerado a este grupo de edad como rebelde e inmaduro, especialmente en periodos en los que no se apreciaba un cambio para el mundo adulto. En la actualidad, la mayor presencia de los medios de comunicación contribuye al fortalecimiento de esta imagen negativa, mediante la difusión de noticias sobre el consumo de drogas, la delincuencia juvenil o la violencia escolar.

En relación con la conflictividad familiar, es necesario destacar que la mayor parte de los estudios realizados indican que aunque en la adolescencia temprana suelen aparecer algunas turbulencias en las relaciones entre padres e hijos, en la mayoría de familias estas relaciones siguen siendo afectuosas y estrechas. Las concepciones psicoanalíticas apuntaban al importante papel del enfrentamiento con los padres para el proceso de determinación del adolescente. En la actualidad hay una cierta aceptación en considerar que aunque el conflicto puede ser un camino para dicha individuación, no es el único medio posible (Steinberg y Silk, 2002).

Pero, a partir de la pubertad, los cambios intrapersonales en padres e hijos van a representar una variación del sistema familiar, que se tornará más inestable y propiciará discusiones y enfrentamientos, así, incluso en las familias en las que las relaciones se caracterizaron por la comunicación, el apoyo y el afecto mutuo, comenzarán a aparecer situaciones de oposición o conflicto. Luego de esos momentos de inestabilidad se irán regulando progresivamente pero estarán condicionados por el clima que se tuvo antes del comienzo de los conflictos. De hecho, podemos afirmar que desde la infancia hasta el final de la adolescencia existe una considerable unión en las relaciones entre padres e hijos.

Muchos de los problemas propios de la adolescencia están relacionados con la falta de afecto y apoyo, y en muchos de los casos son una reacción a una serie de normas o límites establecidos de forma unilateral o autoritaria por unos padres poco dialogantes. Por lo tanto, aunque apoyamos el uso del control, sobre todo en la adolescencia temprana, debe ser un control democrático y ajustado a la edad y madurez del adolescente. Frente a quienes demandan un aumento de la disciplina, defendemos un “empoderamiento” de este grupo mediante una mayor autonomía y capacidad de influencia en la toma de decisiones, tanto en el entorno familiar como en el escolar y social. Lograr ese equilibrio no es fácil, sobre todo cuando se oyen tantas voces que demandan el retorno a una disciplina más severa como solución mágica a los problemas de la adolescencia actual.

Recordemos que somos los principales guías de nuestros hijos, ya que tomarán nuestros gestos, palabras, frases como parte de su lenguaje; que en muchas oportunidades forman parte de la discusión de los padres, que quedan registrados en nuestros hijos. Es importante que los padres comprendan que aunque las relaciones con sus hijos e hijas cambiarán durante estos años, podrán seguir siendo muy gratificantes.

“Familia significa que nadie se queda atrás o se olvida” – David Ogden Stiers.

Referencias Bibliografias

Steinberg, L. & Silk, J. S. (2002). Parenting adolescents. En I. Bornstein (Ed.), Handbook of parenting (Vol. I. Children and parenting). Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates

Arriagada, I. (2002). Cambios y desigualdad en las familias latinoamericanas. División de Desarrollo Social. Revista de la Cepal 77. Cepal.

Palacio, M. C. (1996). Familia como un ámbito de vida social: escenario de encuentros y desencuentros. Manizales: Universidad de Caldas.