Untitled drawing

Liderazgo Positivo en la adolescencia 

 

 

El liderazgo importa…

Al graduarse, los niños y los jóvenes en las escuelas de todo el mundo se enfrentarán a un .futuro muy diferente del de las generaciones anteriores. Los avances tecnológicos y los descubrimientos científicos están acelerando de manera significativa la cantidad de conocimiento e información disponible. Ahora vivimos en una comunidad internacional cada vez más interdependiente, en la que el éxito o el fracaso de un país tienen con secuencias para muchos otros. Autores: Beatriz Pont, Deborah Nusche, Hunter Moorman, 2008.

Hoy día, el liderazgo constituye un aspecto valioso de mucha importancia, dado que se asume que tiene un papel dominante para promover y consolidar los cambios sociales de los estudiantes. Dada la complejidad y la velocidad de cambio de los contextos sociales, en la actualidad el liderazgo ha cobrado particular excelencia como instrumento básico para predecir y producir alternativas, y para facilitar la solución de problemas o la superación de obstáculos, promoviendo mayores vínculos donde compartan objetivos y acciones en conjunto.

Ser y mostrarse como un líder considera aprovechar la importancia de los puntos fuertes de cada uno, en vez de concentrarse simplemente en los puntos de desarrollo o débiles. Los líderes deben aprender a elogiar, cultivar un clima positivo, desarrollar relaciones adecuadas,mantener la comunicación asertiva y promover emociones positivas como comprensión,compañerismo, optimismo y gratitud. Se debe desarrollar e incentivar las relaciones y lazos de amistad donde se observe un apoyo mutuo y brindar a los liderados un profundo sentido de importancia y propósito del trabajo.

Entonces, ¿Cómo crear hijos líderes?, es la pregunta que muchos padres se plantean, si el trabajo que realizan ayuda a su hijo a ser mejor y lograr cumplir sus metas. Según, la psicología moderna plantea que los padres mediante la disciplina positiva “deben” sembrar en sus hijos una mejor autoregulación y desarrollo un autocontrol; es decir, sus hijos deben aprenden a controlar sus actos por sí mismos y a expresar sus emociones de manera apropiada; sin embargo los patrones de crianza muchas veces se alejan de ese objetivo, lo que puede limitar el potencial de liderazgo.

Ante ello se crea el debate de sobre el liderazgo ¿nace o se hace?, nos lleva a recordar algunas investigaciones que muestran que el liderazgo se hace, se hace desde una dinámica familiar sana, donde los padres establecen sus roles de manera clara, así como su propósito: crear hijos e hijas seguros de sus mismos.

Si deseamos crear hijos que efectúen un liderazgo positivo, aquí les alcanzamos algunas sugerencias:

 Realizar un liderazgo democrático, donde sus hijos participen en los procesos de toma de decisiones. Sabemos que hay decisiones en un hogar que no son negociables pero existen en la cotidianidad familiar una serie de oportunidades para estimular en los hijos el liderazgo al construir en conjunto posibles soluciones.

 Revisar su estilo y patrón de crianza, cuando un padre tiene un patrón de crianza basado en la sobreprotección y el control en sus hijos, puede generar dependencia y dificultad para asumir sus propias decisiones, lo que probablemente se irá transformando en un sentimiento de inseguridad que lo inhibirá en distintos momentos y capítulos de su vida.

 No reprima la iniciativa de sus hijos, se necesita establecer autonomía, creatividad e iniciativa para evitar generan en sus hijos sentimientos de frustración y de temor, lo cual hace referencia al juicio que se hace de sí mismo, ante el nivel de autoeficacia querealiza dentro de su entorno. Aclare el margen de iniciativa y por supuesto los riesgos cuando sea necesario.

 Utilice el reforzamiento verbal para estimular el liderazgo, reforzando de manera continua a sus hijos cuando han asumido un reto, una tarea o cuando han tomado una decisión. La mejor recompensa es el elogio frente a sus resultados.

Por último, siempre debemos motivar, ayudándolos a aprender de sus errores, además de establecerse retos donde logren metas alcanzables y que estás, sean reconocidas por todas aquellas personas que forman parte de vida.

Y recordemos que nuestro liderazgo se mantiene presente en cada una de las personas por la grandeza que brinda.

Referencias Bibliográficas:

“Como hacer de tu hijo un líder” Mario Borghino, 2007.

“El liderazgo que necesitan las familias” José Álamo Ramírez, 2013

“La juventud y el liderazgo transformacional”, 1998.

Equipo de Pastoral Care – Sede Senior.